Anonadado [Fanfic x Andrea Gift]

Ludwig no podía creer lo que sus ojos veían, era realmente la mujer más bella del mundo. Estaba completamente anonadado y ella era la causante de todo.

Mimí, Xanxisk y Griffmoon es el trío de amigas más  explosivo que podrás ver años luz a la redonda, de nacionalidades diferentes y a pesar de que no tienen gustos en común, hay algo, un pequeñito centímetro en donde pudieron conocerse y ser tan buenas amigas.

Hoy, su día consiste en ir al palacio de gobierno para poder cubrir una entrevista que la mayor debe efectuar, para ello sus amigas la ayudan. Mimí en la cámara y Xanxisk en Fotografía. Nunca pensaron que llegarían tan lejos, ni menos que tendrían que entrevistar a algunos países en su visita con el mandatario presidencial chileno, Marco Enríquez- Ominami.

– Buenos días, venimos de 24 horas. Somos las corresponsales para Japón, Alemania, Estados Unidos e Inglaterra – Dijo Mimí, la más alta del grupo.

– Si, por favor adelante. Aquí tienen sus credenciales – El guardia del palacio les paso las credenciales que decía “Prensa” y su nombre.

– Muchas gracias – Griffmoon, paso a adelante en la fila que debían caminar, tenían que partir con Japón.

– No puedo creer que le voy a sacar fotografías a Japón – Decía Xanxisk en una especie de susurro a Mimí.

– Créelo…yo también estoy emocionada – Mimí y Xanxisk a pesar de los años seguían siendo tan hiperventiladas como siempre.

– Permiso – Dijo Griffmoon al ingresar al salón de palacio que tenían encargado para el oriental.

– Adelante – Un japonés de porte gallardo con anteojos recibió a las jovencitas.

– Mucho gusto, venimos de 24 Horas, estamos para la entrevista. Mi nombre es Griffmoon, ellas son Xanxisk y Mimí.

– El gusto es mío señorita Griffmoon, un placer para usted también señorita Xanxisk. No puedo decir lo mismo señorita Mimí… hace mucho que no nos visita – Dijo el de lentes.

– ¿Lo conoces? – La más bajita de cabello corto se sorprendió ante la relación entre el embajador y su amiga.

– Si…Xanxisk Wataru Habashi1, embajador – Mimí los presento, algunos trabajillos en la embajada y había logrado ser muy buena amiga de Wataru.

– Ahh… que bien –

– Bueno…señoritas, allí viene Japón-san. Me permiten un segundo – El joven se retiró del recinto destinado para la entrevista.

– Japón-san… ellas son Xanxisk, Griffmoon y Mimí-san y son las periodistas que lo entrevistarán – Watanaru  los presento y fue en busca de té para su país.

La entrevista pasó sin problema alguno, el inglés fluido de la norteamericana y las luces de Mimí no molestaron al creciente país, el cual se mostró amable con ellas, cómo también no dudo en aceptar cuando le pidieron una foto con ellas.

– Ahora tenemos Alemania – Mimí tenía el itinerario y mientras Griffmoon tomaba notas en su croquera para luego armar la entrevista escrita.

– Por aquí – Xanxisk encontró rápidamente la puerta que estaba designada para dicho país  – Permiso – Dijo la más bajita.

– Adelante – Un rubio de ojos azules hablaba con un albino que se encontraba a su lado. Siempre su hermano se metía en los momentos más inoportunos.

Griffmoon, Mimí y Xanxisk entraron rápidamente al salón donde el país germánico se encontraba.  Ludwig no podía creer lo que sus ojos veían, era realmente la mujer más bella del mundo. Estaba completamente anonadado y ella era la causante de todo.

– Ohh~~~… Mucho gusto señoritas…Gilbert Weillschmidt – El albino de ojos rojos se arrodillo frente a Mimí, al parecer su hermano no podía articular palabra alguna.

– El gusto es mío… Meems Asakura – Dijo Mimí, en parte la presencia del albino la perturbaba en cierta parte.

– Somos las periodistas de 24 horas, venimos a entrevistar a Alemania – Dijo Griffmoon, su cabello corto y sus ojos claros hacían que el imponente país se quedara totalmente mudo.

– Eh…sí…sí, Gilbert es mi secretario. Siéntense por favor – Ludwig estaba en parte tan anonadado que no sabía qué hacer.

Por otra parte Xanxisk y Mimí habían visto la cara que le propinaba el país a la norteamericana.

Ahí en ese momento la norteamericana comenzó su entrevista, encontraba guapo al país que entrevistaba, pero ella era profesional y nunca se comprometería con él.

Una par de horas más y con el secretario de Alemania a cuestas lograron terminar las entrevistas a tiempo para ir a editar y trabajar en el resto de las cosas.

– Y ¿Hasta cuando se quedan Gil? – Mimí realmente se había llevado bien con el albino.

– No lo sé, cuando termine la conferencia Ludwig no tiene más cosas por hacer, al fin y al cabo los jefes por algo están ¿no? – El secretario miraba con cara de más que amigos a la jovencita.

– Sí…si eso creo – Mimí le encantaba cómo era el albino, era chistoso, agresivo y muy caballero.

El albino y la morena se dieron los teléfonos, se juntarían después para que pudieran conversar después de la conferencia.

– Mimí-chan te envidio… nunca pensé que te llevarías tan bien con Gilbert – Xanxisk estaba un poco celosa de la relación de Mimí con Gilbert, pero eso no importaba al fin y al cabo podría también ser su amiga.

– Yo también – Dijo Griff, la periodista del grupo estaba realmente anonadada con la belleza del alemán, lástima que no podría estar nunca más con él.

– Ya vamos más rápido chicas, tenemos muchas entrevistas que editar y aún más hay que tenerlas listas para las 8 – Mimí apuro a las chicas para que entraran a la gran van para 24 Horas.

La tarde paso rápidamente para el trío de amigas con mucho trabajo y copuchas del trabajo, habían ascendido a Griff y comenzaría a dar las presentaciones de Internacional en inglés.

– Esto hay que celebrarlo – Mimí ya tenía pensado todo, Gilbert ya la había llamado y habían quedado, en ir a un Pub con Gilbert, Ludwig y un tal Heracles amigo de Gilbert.

– Bueno…pero ¿Para donde vamos? – Xanxisk presentía algo extraño en la actitud de su amiga.

– Ya lo tengo todo planeado, no te preocupes – Mimí tomo al par de amigas y se fueron a su departamento, se arreglarían y saldrían en el auto de Mimí.

Un Par de horas después ya estaban  en la puerta de un pub bastante conocido en Vitacura con su mejor pinta.

– Hola…buenas tenemos una reserva – Dijo la más alta, siempre le gustaba llevar la ventaja en todo tipo de cosas y le encantaba organizar juntas

– ¿A nombre de quién? – El joven de la puerta miraba de arriba abajo a la mayor de las amigas, realmente bonita pensaba.

– Señor Weillschmidt – Dijo Mimí, el par de amigas atrás se miraron atónitas frente al nombre que había dicho la menor.

– Por favor por aquí – El joven las guió  hacia un lugar cerrado que seguía manteniendo la infraestructura del local, allí estaba el albino, un rubio y un moreno.

– Gilbert – Dijo Mimí al ingresar al salón, allí el jovencito les tomó la orden y se retiró.

Ahí estaban un moreno griego, bastante alto de cuerpo escultural. La sudadera blanca que traía marcaba cada uno de los músculos que tenía.

– Mimí, Xanxisk, Griffmoon él es Heracles, es griego y pues vino en nuestra comisión – El albino ya había inspeccionado a las chicas y realmente la que más lo atraía era lejos la morenaza de Mimí.

– Mucho gusto – Mimí y Griffmoon se sentaron en el gran sillón del pequeño salón, siendo Ludwig y Gilbert escoltándolas.

– Y aparte del periodismo ¿Qué te gusta? – Ludwig sabía que su español era muy malo, pero no quería desaprovechar la oportunidad que el destino le traía.

– Bueno… me encanta dibujar, en algún momento quise ser Ilustradora de Cuentos, pero no lo realice…. aquí en Chile ese tipo de trabajos son para un grupo reducido de personas, las cuales tienen contactos y ese tipo de cosas – Ludwig sentía como cada palabra que articulaba la norteamericana hacía que su corazón se volviera cada vez más débil.

– Que mal… yo soy ingeniero, pero tu sabes la política, el país todo me consume y realmente no tendría tiempo para hacer ese tipo de cosas – El rubio estaba bastante nervioso, pero no era la presencia de la chica, si no el saber que Heracles y Gilbert veían cada movimiento que él realizaba.

Xanxisk estaba encantada, Heracles era realmente muy dulce y atento a pesar de la apariencia intimidante que tenía, según no que hablaban tenían una gran cantidad de cosas en común.

– ¿También te gustan los gatos? – La de cabello corto miraba atentamente al griego, no sabía que los griegos fueran tan inteligentes y guapos.

– Si…me encantan y lo mejor es que como me encanta dormir ellos me acompañan – La chilena era realmente muy dulce para él, pero confusamente le encantaba.

Por la parte de Gilbert y Mimí, ellos ya no hablaban, simplemente se besaban. Nunca pensaron que encontrarían a alguien tan igual, en un par de horas conversando. El vestido de la morena estaba casi en el muslo y si no fuera porque en menos de 2 metros de distancia de Ludwig ya estarían completamente en el sillón.

– Gil…vamos mejor – Mimí rápidamente tomo la mano del albino y lo dirigió al baño… quizás que cosas harían sin que las otras parejas lo vieran.

– Vaya sí que son rápidos – Griffmoon estaba atenta a cada movimiento de la menor, supuso que la cara de felicidad se debía en parte al secretario del alemán, pero nunca pensó que pasaría todo tan rápido.

– Lo único que me tranquiliza, es que para Gilbert es la única mujer después de Elizabeth. De hecho pensé que no lo superaría, la quería muchísimo – El alemán se sentía sumamente aliviado y su cara se relajo ciertamente.

– Bueno…algo que salga bueno de todo esto – Griffmoon, estaba decidida, si no era esta noche no era nunca.

– Sí… – Ludwig miraba con ojos brillantes a la norteamericana y es que no había conocido a nadie con esa belleza y actitud.

– Te vez feliz – Griffmoon estaba atenta a cada movimiento que hacía el alemán y es que no todos los días se conocía un país que fuera tan adorable como él.

– Es que Gilbo ha sufrido mucho, es mi hermano después de todo – Ludwig miraba a la chica y no sabía qué hacer, le quería decir que estaba completamente a sus pies.

– Ahh, ¿Viste la entrevista? – Estaba nerviosa, era verdad, pero no quería demostrarlo.

– Sí, quedo muy buena. Tienes una buena camarógrafa –

– Sí, aunque hubo que editar mucho, te hacía enfoques excesivos todo el tiempo –

– Me lo tendrás que mostrar – Ludwig ya estaba notoriamente más cerca de ella. Él sonrojo era mayor en el alemán y en la jovencita. Estaban ya completamente solos en donde la dulce Griffmoon no podía articular palabra al tener esos celestes y profundos ojos cerca de ella.

La cercanía no duro mucho y los labios de alemán con norteamericana se juntaron de manera dulce y cadenciosa. Lenta y tortuosamente los labios se iban conociendo, saboreando poco a poco los labios de frutilla de ella.

Griffmoon no pudo mantener la distancia que se había infringido anteriormente a su corazón que ya había entrado a su corazón. ¿Qué importaba que fuera ilógico? Al fin y al cabo ella lo amaba y él estaba anonadado de su belleza e inteligencia.

Al separarse sus labios, se miraron con un brillo dulce y tierno. Una sonrisa apareció en sus caras y simplemente lo sabían. Eso tenía que pasar, tenían que conocerse y amarse profundamente desde que sus corazones se habían flechado hacia unas horas en el palacio de la Moneda que los había acogido en esa entrevista….Ludwig wrote the Fic

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s