¿Dejarte de amar?

¿Dejarte de amar?

¿Es eso posible?

Quiero creer que sí…quiero creer que tu recuerdo, tus ojos mieles y tu sonrisa blanca dejaran de tocar hondamente  mi alma desnudándola poco a poco. Te miré allí, escuchando música, tranquila, pasiva, tus ojos brillaban y tu mirada choco con la mía.

¿Eres tú niña de mis sueños? – Intente preguntarte entre monosílabos que salían atolondradamente de mi boca. ¿Porqué me siento así contigo?… ¿Será la edad?… ¿Será que tú haces todo lo que siempre quise hacer?… será que tú fuiste valiente y pudiste cumplir aquel sueño que tenías y que yo compartía, pero por miedo no lo logré…

No lo sé, pero no era admiración esos sonrojos, esas dulces miradas y mis sonrisas y emoción al simplemente verte pasar a mi lado mientras mis amigos me escudaban.

Tu edad mayor, tu clara evidencia de saber más y tu experticia en diferentes cosas me hacía sentir cada vez más pequeña e indefensa ante ti.

¿Por qué?

No lo sé

Solo sé… que quiero que desaparezcas de mi corazón enamoradizo que me hizo pensar y analizar mis sentimientos una y otra vez, sin saber en que concluiría aquella historia de amor que escribía por las noches, imaginando que me besabas, que me hacías tuya y que nunca me soltarías.

Que era tu tesoro preciado…

Quería ser tú diamante embruto… que tú me esculpieras con tus delicadas y blancas manos a tu antojo. Que me enseñaras todo lo que sabias…

Por Dios… oh niña… ¿Porqué tu indiferencia me molesta tanto?

¿Por qué siento que debí ser menos tímida para poder decirte nuevamente hola?

Y es que aún me cuestiono…que de no haber sido por la timidez y la sensación de pequeña, te habría dicho Hola y no me estaría lamentando, si no que una sonrisa estaría adornando mi pequeña boca…

¿Porqué?

Oh..niña, no lo sé

¿Porqué?

Insisto…realmente no lo se

… escucho lejanamente una vocecilla que me dice, ¿Porqué te alejaste? ¿Porqué perdiste tus esperanzas? ¿Porqué abandonaste lo que dijiste que no abandonarías?

Oh niña… tan solo quiero que me veas y digas… “Es verdad… ”

Que me mires con  ese pelo rosado y ese traje y poder mirar tu cara con orgullo y decirte no… simplemente para probar mi valentía

Quiero que sea ese 10 de octubre, donde probablemente nos veremos y no volver a sentir ese golpeteo en el corazón, ni ese sonrojo… que si pasa, no se que haré…

Xxxxx-kun… ¡Ayúdame!

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s